¿Qué es el rebranding y en qué momento es necesario hacerlo?

Estos últimos meses hemos visto el relanzamiento de algunas marcas que se han renovado y han cambiado la imagen que durante varios años los consumidores ya teníamos en la mente, como el caso de Cinepolis, BBVA y próximamente Volkswagen.

El rebranding se trata de rehacer una marca otra vez, volver a diseñar un logotipo y todo el lenguaje comunicativo que involucra, pero esto no siempre es una opción muy recomendable para todas las marcas, de hecho, no es nada recomendable estar cambiando una marca constantemente, pero en algunas situaciones muy específicas es necesario hacerlo, por eso que he querido escribir este artículo, para decirte cuándo nosotros recomendamos a un cliente hacer un rebranding.

A continuación, pongo algunas de las situaciones comunes para hacer un rebranding ordenadas de menos a más críticas.

Alianzas Comerciales

Cuando dos o más marcas deciden unir esfuerzos como parte de una estrategia comercial le llamamos alianzas y son muy frecuentes en los equipos deportivos o patrocinios. Esto puede afectar en la forma de producir, la forma de vender y por supuesto la forma de comunicar ya que a veces, aunque es una alianza siempre existe una marca principal o con mayor peso y es quien tiene más poder para elegir la nueva imagen de la alianza, en este momento las marcas deben buscar la mejor manera de adaptarse y presentar sus marcas al mundo.

Aquí unos ejemplos de alianzas comerciales y cómo afectan a las marcas.

La marca está en grandes procesos de cambio

El mejor ejemplo para este punto es Cinepolis, este no es post para hablar de ellos pero realmente esto fue lo que pasó, la marca está cambiando y apostando mucho por nuevas tecnologías para mejorar la experiencia de los usuarios, implementando procesos más eficaces, nuevas plataformas de compra de boletos y dulcería así como la renovación de sus salas 4D, toda esa inversión y renovación han hecho que la marca quedara por detrás del ritmo de desarrollo al punto que comenzaba a verse obsoleta y por eso la firma optó por un rebranding más ad-oc de estos nuevos tiempos, lo sé, a todos nos encantaba la estrella formada con trozos de película.

Nuevas líneas de negocio

A veces nos hemos encontrado con marcas muy descriptivas con el giro de la empresa, pero ¿Qué pasa cuando se decide incursionar en el desarrollo de nuevos negocios fuera del eje principal de la marca? La marca deja de tener sentido ¿no?, es como si Gas Express Nieto de pronto abriera un restaurante o una panadería, la marca dejaría de tener sentido y nadie entendería por qué una empresa que comercializa gas lp ahora vende pan o comida, en ese punto es muy necesario reestructurar la marca y preparar un relanzamiento que vaya más acorde con todos los negocios de la empresa de manera que podamos hacer una unificación de todas las líneas de negocio, BBVA es un buen ejemplo de esto.

Mala reputación de la marca

El punto más crítico por el cual una marca debe cambiar y renovarse es cuando ya todo está mal, los conflictos y reputación de la marca están tan arraigados en los consumidores que comienzan a perder credibilidad, en este punto un rebranding indica al público que los errores se han corregido y que la marca está lista para volver.

La intención de crear una marca es que pueda ser distintiva, reconocible y memorable pero como te habrás dado cuenta en este post, a veces son necesarios los cambios, algunos para bien y otros no tanto.